Fueron varios días del otoño de 2012 llenos de metáforas. “Este pasaje es un susurro al oído a vuestra pareja”. Así nos explicaba el director la manera de interpretar aquel pasaje del coro de El Mesías “O thou that tellest …” que no conseguíamos cantar en “pianissimo”. Igual que en otros momentos nos habló de compases tormentosos, de legattos de agua fluyendo, de ritmos de trote majestuoso, etc.

La música está llena de “como si…”, porque su mejor expresión no tiene atributos más que a través de la metáfora: intente Ud. describir el Himno a la Alegría sin tararearla.

Y es que hay dos maneras de ver la realidad:

  1. Como es
  2. Como si

La realidad “como es” es necesaria. En la mayoría de las ocasiones, describir “lo que es” nos permite sobrevivir, movernos, comunicarnos, crecer, interpretar correctamente, centrarnos, etc. … (Ejemplo: pianísimo ES un volumen muy bajo).

Pero otras muchas veces “lo que es” se nos presenta limitado, constreñido, difícil de entender, incluso, a veces, doloroso para nosotros. Ejemplos: no se trata sólo de bajar el volumen, “esta es mi cruz”, “no valgo para ello”, “soy incapaz”, etc. …  Es entonces cuando conviene cambiar al modo 2 de visión:  ver la realidad “como si” o a través de una metáfora.

La metáfora entonces nos desconecta de la realidad limitante y nos puede trasladar a un nuevo lugar, un lugar con nuevas posibilidades (“como si alguien me pisara el pecho” … quizás permite decir a alguien que deje de pisar), nuevas interpretaciones (susurrar al oído es otra cosa!), nuevos puntos de vista (“una jaula de grillos ..”, ah bueno, visto así tiene su gracia…)

Pero todos sabemos lo difícil que es a veces que las personas generen sus propias metáforas “expansivas”: personas con un hemisferio derecho olvidado, adultos que han perdido su Peter Pan, ejecutivos con pies de plomo, etc . Pues bien, la música les puede volver a conectar sus dos hemisferios y desarrollar su habilidad para crear metáforas: la música “como si”. Deje que la persona construya los “como si” de las piezas musicales, los “qué te sugiere” de las oberturas, los “qué ves aquí” de una balada, los “dibújame lo que oyes” de una sonata de piano, el “qué foto estás mirando” de un pasodoble …  Además de desarrollar la capacidad de “metaforear” del otro, nos dará muchas herramientas/pìstas para trabajar.

Ahora seguiré estudiando la canción “In taberna cuando sumus”, del Carmina Burana, COMO SI estuviera con todos mi amigos en un bar y todos cantando y alzando la copa de cerveza …

Share This